viernes, 13 de abril de 2012

Pensando en nieve mortal en la oesterheldiana Biblioteca Nacional

Hoy, en la Biblioteca Nacional (dirigida por el "inseguible" Horacio González) Me encontraba leyendo la introducción al "El Hombre Unidimensional" de Herbert Marcuse. Y encontré una frase excepcional y en un momento clave, ya que, como dicen algunos, "hechó luz" a ideas que vienen vuelteando en mi mente y que lo seguirán haciendo. Cito entonces la frase y paso a justificar mi excitación [brevemente por que esto es un blog (excusa que meto para no escribir en demasía)]:

"Quizá un accidente pueda alterar la situación. pero a no ser que el reconocimiento de lo que se esta haciendo y lo que se esta evitando subvierta la conciencia y la conducta del hombre, ni siquiera una catástrofe provocará el cambio."

Esta es LA FRASE, entender esto es clave, entenderlo nos permite reconocer que el fin del mundo, tal como todos lo pensamos (con un número reducido de sobrevivientes, entre los que nos incluimos), no nos facilitara una situación ideal para un nuevo orden social diferente al capitalismo o inclusive al feudalismo tal vez. Es imprescindible [y lo lamento por quienes (entre los que yo mismo me encuentro), creíamos que con la llegada de los zombies o con la caída de una nevada mortal podríamos virar a la raza humana organizada en sociedad hacía el comunismo u otro orden social diferente al actual], como bien dice Herbert ("los hombres deben llegar a verla y encontrar su camino desde la falsa a la verdadera conciencia, desde su interés inmediato al real"), la transformación de la conciencia del hombre y por tanto de si mismo, enterandose de que esta sucediendo, de como se encuentra enajenado y de que es urgente la necesidad de un cambio.



*Personas... no es mi intención que estén tristes.
*Entender esto no me va a privar de seguir fantaseando con el fin del mundo y lo hermoso que sería ver como una a una las reglas sociales del mundo se caen. Hasta tal vez me emocione y me ponga a crear mi propio traje protector contra la nieve mortal, con escafandra y todo. (Si no leíste "El Eternauta" de Héctor Germán Oesterheld, hacelo y deja de ser un desgraciado e infeliz ser humano.


La seguimos, dijo el periodista deportivo.

3 comentarios:

  1. si puede ser, pero sabes lo de rockefeller? jaja

    ResponderEliminar
  2. y papi, volvé con esto. estaba realmente bueno este último. a dónde están yendo los mambos del migue..

    ResponderEliminar